Entrevista a Eduardo Maestre

Mar222012
Escrito por Adriana Tejada
PDFImprimirE-mail

La inauguración de la única Orquesta de Música Minimalista en Sevilla, la 'Ensamble Nueva Música', fue todo un acontecimiento en el círculo musical la capital. Formada por estudiantes y profesores, todos ellos profesionales.  Su director, Eduardo Maestre, habló con nosotros.

Adriana Tejada: ¿Qué es la ‘Ensamble Nueva Música’?
Eduardo Maestre: Es  una orquesta compuesta por unos treinta o treinta y cinco profesionales. Dedicamos el repertorio a música minimalista: Michael Nyman, Philip Glass,...
A.T. Define ‘música minimalista’
E.M. Estrictamente hablando música minimalista es una derivación de la música contemporánea de los años setenta en que comenzaron a hacer un tipo de música que consiste en lo siguiente: una célula melódica mínima de unas cuatro notas que se repite insistentemente, se le añade una nota más, se sigue con la secuencia de repetición, se le añade otra más,... Así una serie de cambios mínimos imperceptibles que, al cabo de los minutos, te convierte la pieza que empezaba en otra que “no tiene nada que ver” aunque sea la misma obra. Además es un tipo de música nada compleja, que tiene una profundidad armónica grande, sino que es sencilla. Esto es el minimalismo en el sentido estricto. Lo que ocurre es que la estética minimalista ha absorbido otras formas como es la música pop sobre todo. Sigue siendo minimalismo pero mucho más comercial. Las películas ya consideradas de culto, como El Piano por ejemplo, llevan todas música de Michael Nyman. Que es un especialista en música antigua inglesa, que se metió en el minimalismo y ha acabado derivando en minimalismo pero bastante comercial. En nuestro primer concierto, las tres piezas de la primera parte eran obras tonales suyas. En general hay muchos músicos minimalistas que hacen música para cine, y publicidad también , lo que pasa es que no somos conscientes y está dentro ya de la banda sonora de los programas habituales.

A.T. ¿Quiénes componen la ‘Ensamble Nueva Música’?
E.M. Unos treinta o treinta y cinco músicos, dependiendo del repertorio, de los que la mitad son profesores de conservatorio. Muchos son de conservatorio profesionales y otros de conservatorio superior. Para optar a conservatorio superior tienes que ser muy bueno o no entras. Los hay del conservatorio de Sevilla, de Córdoba, de Málaga,... y vienen desde allí para los ensayos y para tocar. La mayoría son de conservatorios de Sevilla, y de Huelva profesores. También hay alumnos de último curso que se han ido fuera de España la mayoría durante un par de años a Londres, Frankfurt,... dependiendo del instrumento que toquen.  En Suiza, por ejemplo, el oboe es lo más; música de viendo en Londres; de cuerda en Francia, Bélgica,... Son músicos muy jóvenes que todavía no tienen trabajo pero con un nivel que no había aquí antes.

A.T. ¿Cómo surge la idea?
E.M Surge de varios factores. El primero es que la música clásica que a mí me gusta, Bach, Bethoven, pero “están todos muertos”. Por otro lado yo compongo música desde hace años: música de cámara, de conciertos, etc. Hace años me di cuenta de que lo que yo compongo es música minimalista muy rítimica. Yo estudié Dirección de Coro, luego un cursillo de Dirección de Orquesta y finalmente un máster  de Dirección de Orquesta que, al terminar el máster y hablar con el maestro me dijo que hiciera una orquesta, que es casi imposible sin tener instituciones detrás. Todos estos factores hicieron que, hace un año, me decidiera a hacer una orquesta minimalista. No hay en toda España nada parecido. Hay una en Londres, otra en Colonia y ésta, en Sevilla. Son tres en Europa. Sevilla es una ciudad deprimida. Buscando apoyo me fui a una universidad de Sevilla pensando que sería poco menos que un refugio de artistas, pero  aunque me concedieron una entrevista y les parecía una idea estupenda y buenísima, y nos cedieron la universidad para hacer las pruebas, en las que entraron muchos de los músicos, aunque otros lo hicieron en octubre. Sin embargo no han seguido las relaciones: el tempo burocrático es uno y el artístico es otro. Caminamos en solitario, si es que alguna vez hemos caminado acompañados, y parece que no nos va mal. Todo esto unido a que los músicos que están en este grupo tienen mucha fe, porque no hay dinero, pero no podemos esperar a que haya dinero para tener ideas. Si el proyecto tiene que morir, morirá, y si tiene que salir adelante contra viento y marea, saldrá.

A.T. El primer concierto de la Ensamble fue en la Sala Joaquín Turina, ¿contáis con algún tipo de ayuda de la Fundación Cajasol?
E.M. Nada. La Fundación Cajasol tiene una sala que es la Joaquín Turina, que la gestionan unas personas a las que no tuve el gusto de conocer personalmente. Nosotros hemos dado un concierto, ellos nos han cedido la sala para ello e incluso hemos tenido nosotros que “picar” las entradas. La taquilla que recaudamos ha sido poquísimo pero éramos conscientes de que teníamos que dar un primer concierto para grabar un vídeo largo, aunque el sonido no haya sido muy bueno. Actualmente hablamos con muchas instituciones, que algunas se interesan y en general les parece muy interesante.

A.T. ¿Cuáles son vuestros proyectos a corto plazo?
E.M. Buscar financiación a través de fundaciones y empresas. Ahora mismo estoy buscándola a través de un empresario que se ha “enamorado” de la orquesta hasta el punto de venir a los ensayos a hacer fotos, asistió el día del cierto, y está buscando contactos para la orquesta. Él piensa que podemos transformarnos en una empresa, lo que sería también muy novedoso porque uniría dos términos antitéticos. Después de todo estamos en el momento de la empresa.

A.T. ¿Y a largo plazo?
E.M. Lo primero es dar conciertos, cuatro o cinco más, de los que podamos extraer unos vídeos en condiciones grabados con mejores cámaras, con profesionales a poder ser, para empezar a vender el grupo fuera de España, y de Sevilla, desde luego. De cualquier modo no es un grupo para “quedarse aquí”, no es un grupo para tocar en fiestas locales, ni aquí ni en Soria. Lo básico sería que nos compusieran, llevar repertorio propio, y también colaborar con coros. Yo como director de coro encuentro que hay muchas de las obras de Phillip Glass y de otros con coros, y eso me encantaría, pero claro para eso hace falta presupuesto. Los coros no suelen cobrar mucho, pero algo necesitan cobrar, y los profesionales también. Si hubiéramos llegado en el año 90 o 91 ya estaríamos financiados.

A.T. ¿Has orquestado varias de las piezas del concierto, ¿es un trabajo mayor que el de dirigir?
E.M. No, son cosas distintas. Dirigir es un lío, sobre todo si son profesionales que han estado trabajando con grandes orquestas, con directores consagrados, famosos incluso, y yo con ellos me he estrenado. Y claro, con muy exigentes. Si hay algo que no haces bien no te preocupes que te lo van a decir sin piedad, los profesionales son serios. Además, hay que estar pendiente de las técnicas de dirección, de las entradas, etc. Y la orquestación es muy diferente, por una parte de sensibilidad personal y por la otra de estudios propios de orquestación. No se hace así como así, hay que tener conocimientos para ello o de pronto te das cuenta de que las flautas no se oyen o que otro instrumento chilla. La orquestación tiene su oficio. En concreto para el concierto orquesté cinco piezas de Yann Tiersen originalmente para piano. Tiersen es, del minimalismo, el barrio periférico. Se estrenó esta orquestación el otro día y a la gente le ha gustado mucho, les sonaban algunas. A la gente le gusta lo que conoce, como El vals de Amèlie. Es música bonita, que no exige del público con una formación específica.

A.T. ¿Estáis muy unidos?
E.M. Se ha creado un grupo. Entre los músicos normalmente se crea casi un gremio, generalmente el músico va adonde le llaman, se estudia la partitura, cobra y se va, sin ninguna implicación personal ni artística. Pero nosotros somos casi como un grupo, con una gran implicación artística personal, sobre todo entre los más jóvenes.

A.T. ¿El mundo necesita ahora una orquesta como esta?
E.M. En absoluto, el mundo nunca ha necesitado una orquesta, ni como esta ni como ninguna. ¿Por qué ahora? Si hubiera nacido veinte años antes la habría hecho veinte años antes. Ahora me siento capacitado para afrontar algo así, con todos los terrores del universo como enfrentarte a los profesionales. Soy muy consciente con quién tengo delante. He dado más de mil conciertos en toda mi vida y el otro día estaba aterrorizado.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Mar262012

Videos destacados

         

© Copyright 2011. Enredamos


Enredamos es una publicación realizada por Adriana Tejada, Alba Madero, Jorge Herreria, Enrique García, Ángel Narváez y Julio del Junco.

El diseño de la plataforma está realizado por Animationbull.

Puedes contactar con nosotros en info@enredamos.es

 
 
JULIO DEL JUNCO