Sobre el temido colesterol.

Sep142011
Escrito por Jorge Herrería Franco
PDFImprimirE-mail

 

Se hacía ya necesario que hablase un poco sobre el colesterol. Este esterano está presente en todas las membranas celulares de nuestro organismo otorgando fluidez a las mismas, ya que cuando la temperatura desciende mucho, el mismo impide que los fosfolípidos (otro lípido mayoritario) cristalicen entre ellos; mientras que a altas temperaturas impide una movilidad excesiva de los anteriores.

Per se el colesterol no es malo, es transportado en el organismo por lipoproteínas, que son unas agrupaciones de colesterol y otros lípidos, con una serie de proteínas que permite que esta partícula sea “soluble” y por consiguiente, transportable en sangre.

Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, una de las causas puede ser la hipertensión, las lipoproteínas circulantes pueden quedar atrapadas en la microfisura y los macrófagos (células inmunitarias que fagocitan agentes potencialmente dañinos) comienzan a “rellenarse” de colesterol hasta convertirse en células espumosas, esto provoca que la luz o diámetro del vaso en cuestión, se reduzca drásticamente provocando un flujo sanguíneo turbulento que puede causar más lesiones.  Además si la placa de ateroma (nombre que recibe el abultamiento de la pared del vaso) aumenta demasiado, puede ocluir completamente al mismo.

El colesterol es transportado en sangre por dos lipoproteínas mayoritariamente. La LDL (lipoproteína de baja densidad) es la encargada de llevar colesterol a los tejidos, es decir, repone colesterol a las células, este colesterol puede provenir de la dieta o de la síntesis endógena, por lo que si consumimos muchos alimentos ricos en colesterol, el LDL se verá aumentado en sangre. Además esta lipoproteína es la principal causante de la aterosclerosis ya que es captada por los macrófagos. En definitiva, es el que vulgarmente se conoce como “colesterol malo”.

La HDL (lipoproteína de alta densidad) es la encargada de retirar colesterol de los tejidos, es decir, el colesterol más oxidado. Por esta causa se lo denomina vulgarmente como “colesterol bueno” ya que es capaz de retirar colesterol de los ateromas de la pared vascular, reduciendo así el grosor del ateroma.

Comprendiendo esto podremos interpretar mejor los análisis de sangre que nos hacemos y podremos valorar el balance de HDL/LDL de nuestra sangre. El único modo de regular el colesterol sin medicación, es el control de la dieta, así que como siempre os digo, mirad las etiquetas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos destacados

         

© Copyright 2011. Enredamos


Enredamos es una publicación realizada por Adriana Tejada, Alba Madero, Jorge Herreria, Enrique García, Ángel Narváez y Julio del Junco.

El diseño de la plataforma está realizado por Animationbull.

Puedes contactar con nosotros en info@enredamos.es

 
 
JULIO DEL JUNCO