Arturo Pérez Reverte VS Zapatero.

Sep022011
Escrito por Jorge Herrería Franco
PDFImprimirE-mail

Arturo Pérez Reverte maldice la estampa de Zapatero por no haber sido capaz ni de aprender inglés en estos siete años de legislatura.

El artículo que escribió el pasado 22 de agosto en Patente de Corso (columna que escribe para XL Semanal), es aplastante. Con una fuerza extrema y una solidez impresionante, Pérez Reverte despacha a gusto a Zapatero tachándolo de “gobernante patético, de asombrosa indigencia cultural” y afirma dice con rotundidad “El problema es que buena parte del trabajo a realizar, que por lo delicado habría correspondido a personas de talla intelectual y solvencia política, lo puso usted, con la ligereza formal que caracterizó sus siete años de gobierno, en manos de una pandilla de irresponsables de ambos sexos: demagogos cantamañanas y frívolas tontas del culo que, como usted mismo, no leyeron un libro jamás.”

alt

Empieza con la agradable línea “No quiero, señor presidente, que se quite de en medio sin dedicarle un recuerdo con marca de la casa” y le recuerda al presidente del gobierno “Si me permite cierta chulería retrospectiva, señor presidente, lo mío es de mucho antes. Ya le llamé imbécil en esta misma página el 23 de diciembre de 2007, en un artículo que terminaba: «Más miedo me da un imbécil que un malvado»” y no satisfecho con ello apunta “Bastaba con observarle la sonrisa, sabiendo que, con dedicación y ejercicio, un imbécil puede convertirse en el peor de los malvados. Precisamente por imbécil”. 

Además el reconocido escrito agradece el esfuerzo del gobierno en materia de ampliación de derechos sociales, “los esfuerzos por dignificar el papel social de la mujer y su defensa frente a la violencia machista, la reivindicación de los derechos de los homosexuales o el reconocimiento de la memoria debida a las víctimas de la Guerra Civil”, pero lo acusa de rodearse de incompetentes a la hora de dirigir “Y así, rodeado de esa corte de esbirros, cobardes y analfabetos, vivió usted su Disneylandia durante dos legislaturas en las que corrompió muchas causas nobles, hizo imposibles otras, y con la soberbia del rey desnudo llegó a creer que la mayor parte de los españoles -y españolas, que añadirían sus Bibianas y sus Leires- somos tan gilipollas como usted”. 

Y con gran indignación lo acusa “Sin el menor respeto por la verdad ni la lealtad, usted mintió y traicionó a todos. Empecinado en sus errores, terco en ignorar la realidad, trituró a los críticos y a los sensatos, destrozando un partido imprescindible para España. Y ahora, cuando se va usted a hacer puñetas, deja un Estado desmantelado, indigente, y tal vez en manos de la derecha conservadora para un par de legislaturas”. Para concluir reprochándole su indignidad para con los españoles: Ojalá la peña se lo recuerde durante el resto de su vida, si tiene los santos huevos de entrar en un bar a tomar ese café que, estoy seguro, sigue sin tener ni puta idea de lo que vale”.
 

Comentarios  

 
-1 #1 Antonio 22-11-2011 09:01
Señor Pérez-Reverte. Leo con repugnancia la basura que vierte usted en forma de palabras. No es posible contrargumentar ya que no hay argumentos en su escrito. Sólo insulto. Mala baba, estilo faltón y mugre. Habla usted de desmemoria. Pues bien, sepa que representa usted lo peor del país, lo que nunca debió existir y lo que siempre nos llevó a la ruina. A esta España de la basura televisiva que tiene a un hediondo listillo de tres al cuarto en la Academia de la Lengua. Ha perdido usted un lector, aunque imagino que, usando su terminología, se la suda. Y abusando de su bajo estilo le deseo intensamente "que le den".
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Sep042011

Videos destacados

         

© Copyright 2011. Enredamos


Enredamos es una publicación realizada por Adriana Tejada, Alba Madero, Jorge Herreria, Enrique García, Ángel Narváez y Julio del Junco.

El diseño de la plataforma está realizado por Animationbull.

Puedes contactar con nosotros en info@enredamos.es

 
 
JULIO DEL JUNCO