Gana la carrera a las grasas.

Jul282011
Escrito por Jorge Herrería Franco
PDFImprimirE-mail

Los ácidos grasos de tipo trans son ácidos grasos insaturados que se encuentran en multitud de alimentos industriales, especialmente en mantequillas y margarinas además de bollería y pastelería. De forma natural también está presente de forma menos concentrada en la leche y la grasa de animales rumiantes.

Estos ácidos grasos en su mayoría han sido sometidos a un proceso de hidrogenación que ha provocado un cambio especular en su estructura, proceso que los hace más inertes metabólicamente hablando. Esto conlleva a que estos ácidos grasos trans sean directamente almacenados ya que su utilización como combustible celular es mucho más compleja y menos favorecida energéticamente que los ácidos grasos tipo cis.

El fin del proceso de hidrogenación de los ácidos grasos es solidificarlos para, posteriormente, emplearlos en diferentes alimentos aportando de este modo una textura más cremosa y más consistencia. Este es el secreto de las margarinas que nos venden como “naturales” por estar elaboradas con grasas 100% vegetal, pero las grasas de origen vegetal son aceites líquidos que para ser solidificados pasan previamente por la hidrogenación.

alt

Este tipo de ácidos grasos aumentan en sangre los niveles de LDL, también conocido como “colesterol malo”, y bajan a su vez los niveles de HDL o “colesterol bueno”, suponiendo así un auténtico riesgo para el corazón. Están también asociados con un mayor riesgos de padecer determinados tipos de cáncer además de aumentar las probabilidades de padecer un evento vascular; incluso hay estudios recientes que demuestran que tomar de forma asidua ácidos grasos de tipo trans, incrementa el riesgo de sufrir diabetes de tipo II.

Los alimentos que deberemos evitar son básicamente alimentos de procesamiento industrial como pueden ser las mantequillas y margarinas, comidas rápidas, productos comerciales de pastelería y alimentos fritos. Aprovecho para aconsejar que se miren siempre las etiquetas de los alimentos que compramos, teniendo en cuenta los valores nutricionales, la carga calórica del mismo y el porcentaje de grasas que presentan. Deberemos elegir aquellos productos bajos en grasas y en cuyas etiquetas no figure: ácido palmítico, aceite de palma, linalol etc.

También tendremos en cuenta aquellos productos ricos en grasas saturadas y reduciremos su consumo. Por el contrario aumentaremos la ingesta de productos ricos en grasas poliinsaturadas como el aceite de oliva, las nueces, la soja, el pescado azul, el maíz y el aceite de girasol.

alt

El corazón es un órgano irremplazable del cuerpo, debemos cuidarlo haciendo ejercicio físico y tomando una dieta saludable. Los vasos sanguíneos (venas y arterias) que llegan y salen de él, también se ven extremadamente dañadas por los alimentos ricos en grasas, estos vasos pueden ser taponados por placas de ateroma que cuando llegan a colapsar completamente la luz del vaso, impiden el riego sanguíneo de la zona lo cual puede traer muy graves consecuencias según el sitio donde se dé la lesión.

Cuida tu salud, eres el único que puede hacerlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Jul292011

Videos destacados

         

© Copyright 2011. Enredamos


Enredamos es una publicación realizada por Adriana Tejada, Alba Madero, Jorge Herreria, Enrique García, Ángel Narváez y Julio del Junco.

El diseño de la plataforma está realizado por Animationbull.

Puedes contactar con nosotros en info@enredamos.es

 
 
JULIO DEL JUNCO