500 días de bromance y bragas vibradoras

Jul242011
Escrito por Adriana Tejada
PDFImprimirE-mail

Chicos, no nos dejemos engañar: el reinado de la comedia romántica norteamericana ha llegado a su fin. Y no, no es que Julia Roberts se haya quedado sin trabajo ni mucho menos, es que las cosas están cambiando en el cine, en el espectador.

Hace veinte años sería impensable que las relaciones sexuales (y no tan sexuales) de cuatro mujeres se convirtieran en una serie de televisión de éxito mundial. En la década de los noventa este muro invisible desapareció, o al menos se construyó una pequeña puerta, y la serie Sexo en Nueva York se convirtió en uno de los mayores éxitos televisivos de todos los tiempos. Se comenzaba a hablar de cosas de las que ni siquiera se conocían los nombres (que no su funcionamiento) y ahí más o menos se quedó la cosa.

Hace diez años parecía imposible que las películas para mujeres fueran uno de los platos fuertes de las productoras. Y boom, aquí llegaban otra vez las neoyorkinas de la pequeña pantalla que, lejos de ser olvidadas tras una no renovación de contrato de una séptima temporada, estrenaban en 2009  su primer (y mejor) largometraje que se convertiría en la reina de las salas durante más tiempo del previsto. Y ahí volvió a quedarse estancado el tema.  

Pero…¿han vuelto a cambiar las tornas? El llamado fenómeno “Bromance” se ha apoderado de las salas de cine a nivel mundial. La amistad, pero ahora masculina, elevada a la trama principal en lugar de quedarse en un segundo plano. Ahora las productoras se quiebran la cabeza buscando a ese perfecto protagonista masculino y a su partenaire pues un poco que le den, que total la chica de la película tampoco es lo más importante del mundo. Y si el bromance ha llegado a todas las pantallas, no es ni más ni menos que gracias a Judd Apatow, el nuevo rey de la comedia (norte)americana. Gracias a títulos tan evocadores como Virgen a los 40, Lío embarazoso o Paso de ti se ha convertido en el gurú del cine actual.

Pero no sólo por las historias de amistad masculina han cambiado las cosas, los 500 días de una relación y las bragas vibradoras también han tenido algo que ver. Y es que ahora el protagonista masculino es el que sufre porque la mujer no se porte bien con él, porque decida dejarle, casarse o ignorarle, y sin malvado al que culpar por ello. El chico sufridor es uno de los protagonistas más recurrentes de las comedias románticas desde siempre, no es nuevo de ahora, lo que sí llama la atención es el modo de plantear sus problemas. El melodramático protagonista de 500 días juntos daba un nuevo soplo de aire fresco al cine romántico. Como también lo hacía La cruda realidad o como es más conocida, “la de las bragas vibradoras”. Ninguno de sus protagonistas era nuevo en el género de la comedia gamberra, pero el modo de hacerlo sí. La aproximación realista del mundo de las relaciones (con romance de por medio, por supuesto, que son guapísimos los dos) daba que pensar. ¿De verdad son así las cosas? ¿Es lo que el cine quiere hacernos creer? ¿O tan sólo es un nuevo modo de darle la vuelta a la tortilla para que nos la comamos creyendo que es otra diferente? Nadie puede tener la respuesta correcta para estas preguntas. Lo único que es seguro es que nadie sabe las cosas que veremos dentro de diez o veinte años en el cine. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Jul252011

Videos destacados

         

© Copyright 2011. Enredamos


Enredamos es una publicación realizada por Adriana Tejada, Alba Madero, Jorge Herreria, Enrique García, Ángel Narváez y Julio del Junco.

El diseño de la plataforma está realizado por Animationbull.

Puedes contactar con nosotros en info@enredamos.es

 
 
JULIO DEL JUNCO